Las ventajas de una boda en invierno

Consejos para tu boda

¿Queréis una boda distinta, original e inolvidable, pero también que no os salga por un ojo de la cara? Una buena solución es planificar vuestra boda en invierno. Aquí os explicamos qué ventajas tiene casarse en los meses más fríos.

 

Ventajas de una boda en invierno

 

Plena disponibilidad

Como no hay mucha gente que decide casarse en invierno, significa que tenéis libertad para escoger el día que mejor os convenga, nada de estar en listas de espera ni tener que conformarse con el día menos deseado.

Si os casáis en los meses fríos tendréis todo libre, tanto el lugar para la ceremonia como para el banquete, así como los servicios extra que queráis contratar.

 

 

Una boda en invierno es más elegante y original

Si buscáis un toque que os distinga de los demás, aquí está. Podéis decorar vuestra boda en invierno con tonos plateados, dorados, ¡y navideños!, y hacer guiños a las festividades. Los elementos que aporta la naturaleza durante esta estación son marcadamente románticos, con la nieve como escenario principal, lo cual es perfecto para lograr fotografías espectaculares de vuestra boda.

Podéis jugar con la decoración, poner velas y dar aún más calidez al ambiente. Y además, podríais dar mantas de regalo, lo cual es un detalle muy original (aparte de práctico), que hará que vuestra boda en invierno sea inolvidable para los invitados.

 

Buena para el bolsillo

En el invierno los proveedores suelen ofrecer descuentos y rebajas muy interesantes que pueden ahorraros mucho dinero.

El alquiler de los lugares para el banquete y la ceremonia es menos costoso, y también es posible encontrar rebajas en otros apartados que os permitirían utilizar el dinero ahorrado en la luna de miel o invertirlo en alguna otra cosa –para vuestro piso, por ejemplo–.

 

Menús suculentos

Una boda en invierno supone un menú más elaborado, más calórico, ya que en esta época se necesitan comidas para calentar el cuerpo.

Podéis planear un menú de temporada, con frutas y hortalizas de la estación, que darán una personalidad única a vuestra boda.

 

Un vestido de novia realmente chic, y comodidad para el novio

El frío permite complementos que quedarán espectaculares para tu look: chaquetas de plumas, capas, vestidos de manga larga, abrigos. Y optar por telas más cálidas y consistentes, que encajan muy bien con escenarios nevados.

El tema del maquillaje sale ganando en invierno: no hacen falta retoques constantes para que esté perfecto, como sí hay que hacerlo en verano.

Por otro lado, el novio y los invitados masculinos se ven favorecidos con el clima ya que sus trajes suelen incorporar una cantidad de complementos que en verano molestan demasiado: pajaritas, corbatas, chalecos.

 

Control total

Normalmente, los wedding planners cuentan con un plan B en caso de que el tiempo juegue una mala pasada. Una boda en invierno ahorra esas preocupaciones porque el tiempo ya es malo. Es bastante probable que llueva, que caiga una nevada o que el frío haga de las suyas.

Teniendo esto en cuenta, es fácil planear el lugar perfecto porque lo único imprevisto es que tengáis un día espléndido y lleno de luz.

 

Un viaje de novios romántico

Sí, una playa es muy romántica, pero ¿qué decir de los picos nevados, de rincones soñados donde resguardarse con una buena chimenea y cálidas mantas? Y si os gustan los deportes sobre nieve, hay paradores preciosos donde pasar vuestra luna de miel.

 

Imagen: freepik

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *